24 marzo, 2009

Y tengo el tiempo atado a la muñeca
pero ya no quiero hablar del mes
en el que murió mi nombre.


El ciego olvidó que la luna era un problema
ahora se desviste solo
ahora me acompaña sola.

Y tengo el tiempo atado a la cintura
a veces le despisto y me enamoro
otras veces le suplico que me asfixie


El ciego perdió su risa en las alturas
y al bajar soñó con su vista adormecida
con los amantes, con mi tristeza

Y tengo al ciego atado al tiempo,
y al tiempo atado mi

y la luna sola enamora al asfixiado
que suplica que le desvista con mi nombre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal