13 septiembre, 2009

La Troya se extingue en nuestros cuerpos.
El sacrifico,
el hueso.
El simulacro como centro. En mí se deposita la sangre,
la cólera. El héroe huérfano es mi amante.
El héroe que besa al héroe y luego le llora.

Aún cantan las mujeres a Troya,
aún se derrama el polvo en las cenizas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal