04 septiembre, 2009

Homenaje.1


A Cesárea Tinajero


Lo de dejar de existir. Las poesias vertebradas en el lugar del diente clavado al ojo y el hilo fino. Hay un desierto vacío de palabras y plagado de aves que nunca supieron volar. Nadan esas aves oscuras.
Hay una mujer que sabe qué estoy escribiendo. Esa mujer fue pájaro. Sabía gritar: gritaba sin caerse en el grito desconociendo todos los sonidos.
Las líneas de sus manos no terminaban nunca.

1 comentarios:

Blogger Gonzalo Escudero ha dicho...

Oye, ya se lo dije a taun: el 7 haremos algo, seguramente en mi casa, porque se va Gonzalo Acha a Sevilla. Si quieres, pásate.

Saludos.

5 de septiembre de 2009, 18:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal