01 mayo, 2009

Ha amanecido. Las luces buscan su independencia huyendo de los cuerpos. Sobre las sábanas el equinocio del mediodía.
No todo lo que fuimos vuelve. Los amantes desenterrados no regresan para perseguirse hasta materializarse. Los amantes desenterrados no tienen nombre; no tienen voz.
Los amantes fueron mis poemas. Al caer la luz fueron mis poemas quienes me robaron. Me robaron a mi algo de mí, pero aún no sé que he perdido.Robaron a la luz el resto.

Vacía habitación sin luz, conmigo pero sin palabras. Con amantes pero sin amor. Con viento buscando hogar, pidiendo auxilio. Vacía habitación sin techo. Con viento sin luz ni palabras. Conmigo, poema muerto.

Ha amanecido.

1 comentarios:

Blogger Álvaro ha dicho...

Hallazgo, algo que sondear.

Dónde están los arreboles en tus amaneceres, no atardeceres, amaneceres, no atardeceres.

1 de mayo de 2009, 16:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal