25 diciembre, 2008

Blow up en Navidades

Llevo dos días con Blow up encima y debajo. No me deja dormir. Creo que necesitaría un poco más de whisky y unas cuantas pastillas para poder deshacerme de mi misma por completo, pero ya ni eso me basta. El otro día alguien me preguntó que cómo se podía relacionar el cine y la metafísica, yo me reí. No se puede relacionar porque más allá de semejanzas son exactamente la misma cosa. Bueno, la misma cosa solo a veces, cuando a un genio le da por dirigir. Sinceramente nunca me gustó la filosofía, y mucho menos el cine, ya lo saben los que me conocen, por eso suelo acabar por los cerros de úbeda no diciendo nada pero haciendo paracer que tengo argumentos inteligentes e interesantes.
Definitivamente escapo del Dasein, si yo fuese Thomas propablemente no hubiese ido a recoger la pelota. Me hubiese reido de ellos en su puta cara y les hubiese dicho que dejasen de hacerse los interesantes. Que la realidad es y existe más allá del pensamiento.

Tenemos que aceptar que nunca sabremos nada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal