06 noviembre, 2009

Dios sabe que mis dedos pronuncian un nombre incompleto,
que el color es una mujer tendida
sobre un azul que se abre al universo.

Grítame el aullido que lo llama
que dice ¿qué decimos de su nombre?
Solo la vibración interminable
la caída de un sonido sin fondo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal