09 diciembre, 2007

Regreso de Paris

Prefiero no hablar de intimidades ni de superficialidades.
Ha sido un viaje corto y apañadito, miercoles-domingo Paris y un completo. Conocía esa cuidad de mis viajes de infancia, pre-adolescencia y época universitaria, y era una cuidad que nunca me había llegado a convencer. Z. siempre hablaba maravillas de ella, pero bueno, al fin y al cabo el había inventado esa cuidad y todos los cafés bonitos y las puestas de sol aluciantes de cada una de sus calles, asique quizás será por eso por lo que yo la tenga manía.
Tambien puede ser porque era la cuidad que quitaba fama a Nueva York, o quizás simplemente porque siempre que la había vistado hacía demasiado calor como para querer recorremela. La cuestión esque esta vez he conseguido que en menos de 4 días esta cuidad me enamore como hace con el resto de los turistas. Será que una buena dosis de romanticismo y bohemia nunca vienen mal, aunque te tires el día discutiendo con editores y con escritores megalomános que no tienen ni puta idea.
En fin, que se le va hacer, Paris dejó buen sabor de boca y a cambio tendré una semana de descanso.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal