27 noviembre, 2007

Martes 27

El granate no es mi color favorito, pero no importa. Antes, cuando era pequeña me gustaba el azul, debía ser por eso de llevar la contraria. Ahora hace tiempo que no me acuerdo de esas cosas, perdí mi número favorito cuando tenía dieciseis años y hace siglos que no idolatro a ningun cantante.
En este momento echo de menos a mi madre y sus gritos para que me fuese a dormir. Hoy me ha dicho el médico que si sigo con inmsomio tendrá que recetarme unas pastillas,por lo pronto esta noche me iré al sofá cuando todos se hayan ido a sus habitaciones y veré todo lo que echen en la televisón, sea lo que sea, no podré cambiar de canal ni empezar ningun libro.

1 comentarios:

Blogger Jonás ha dicho...

He de confesarte que has sido uno de mis mayores hallazgos en estas últimas semanas, me gusta mucho como escribes, como piensas, como expones tus ideas, con ese rigor tan certero, con esa elástica agilidad que confiere la velocidad en la adolescencia, con esa seguridad, esa certeza de saberse en lo cierto, a pesar de que no compartamos criterio.

Te invito, llámame atrevido, a que realices un ejercicio similar con mi obra, si ésta piensas está a la altura de ser medida por tu indudable talento.

Espero que así sea, para una toma de contacto previa te muestro los que yo considero mi mejor relato y mi mejor poema.

Un caluroso saludo, espero tu respuesta.

7 de octubre de 2010, 18:54  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal