25 mayo, 2009


Andrómeda más allá de mi.
Resolvíendome como si iguanas
pudiesen ser azules y llorar,
rozar con su lengua mi áspera lengua

y amar como si los insectos fueran palabras deshaciéndose despacio.

Los días como instantes tuertos
cuando mi mano busca y mi pie busca,
mi cuerpo es buscado por otro
y yo, como si una iguana fuese capaz
de cerra el círculo. Buscar desde el borde el fin de la galaxia
antes de caer en los relojes que se quieren de más
a si mismos.

1 comentarios:

Blogger Lara ha dicho...

esta iguana me asombra y me enternece.

también lo de abajo.

un saludo!

25 de mayo de 2009, 16:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal